Christian Bravo, de futbolista a bohemio

Nuestro gran jugador, Christian Bravo, es uno de los mejores volante ofensivo del equipo trasandino, el atleta que vino para quedarse, hoy en día ya es un icono del futbol profesional chileno.

Él es un jugador muy dedicado a su carrera, como lo dijo en una entrevista que se le realizo el fin de semana dijo lo siguiente: “vine a dejar una huella en el club y me juego la muerte ante cualquier balón dividida”. Nos dijo.

El chileno este sábado quiso despejarse un poco de tanto estrés y entrenamientos, aprovechando la oportunidad le realizaron una rueda de prensa donde nos contestó varias preguntas de interés por parte de la fanaticada del deporte rey de nuestro país.

Nuestro jugador se encontraba en las gradas del Parque Viera cuando anoto un gol donde le dio la victoria con un 2-1 al Wanderers frente a Liverpool. Fue el primer gol del Torneo de Apertura, aunque ya le había marcado a Sport Huancayo por la Copa Sudamericana.

Nos es muy normal que veamos a los uruguayos cantarle a un extranjero, esto fue todo un alago para el gran jugador Bravo, ya sucedió en el partido que Wanderers le gano a Nacional 4-1.

“Es increíble oír a los fanáticos que se encuentran en las tribunas gritar “CHILENOS”, para un jugador siempre es muy emocionante oír que lo aclamen. En todos los partidos hago todo el esfuerzo posible para lograr mi único objetivo, anotar goles”. Estas fueron las palabras que nos dijo el jugador Bravo en una entrevista que le hiciéramos el fin de semana.

Le demuestro a los hinchas por qué estoy allí en la cancha de juego, vine a dejar una huella imborrable en la historia del futbol profesional. El estar aquí, es dar el todo por el todo.

Los hinchas les piden a los jugadores que se mojen las camisetas, que demos todo lo que más podamos para que el partido sea espectacular, con mucha emoción y hasta los momentos creo que lo he hecho bien.

Estas explicaciones nos la dio el jugador en el último entrenamiento de los bohemios ya que se están preparando para viajar a Perú para jugar en la gran revancha en los 3.200 metros de altura de Huancayo.

Para finalizar nos dijo lo siguiente: “el único gol que llevo a mi equipo al triunfo, sirvió mucho, tuve que realizar varios pases para poder llegar al arco. Supe controlar de manera efectiva el balón de juego para poder llegar a feliz término”.