“Una ordinariez”: La furia de Rodrigo Sepúlveda por salida de Paredes de Colo Colo

Hace poco, Esteban Paredes habló por primera vez sobre su abrupta salida de Colo Colo. En entrevista con Meganoticias, el goleador histórico del fútbol chileno disparó contra Blanco y Negro y Aníbal Mosa, ya que fue notificado por teléfono que no seguía en la institución y le enviaran por correo su finiquito.

Nota relacionada: Esteban Paredes es el nuevo jugador de Coquimbo Unido

“Me dicen que tengo que estar a las 12 en el club. Yo le digo que no estoy y al rato me llamó Aníbal. Me dice ‘Esteban,  ya que no estás en Santiago te lo voy a decir por teléfono. El directorio decidió a no renovarle a 10 jugadores y entre ellos estás tú y te lo tengo por teléfono. Yo le digo «don Aníbal no se preocupe”, contó el delantero.

Declaraciones que enfurecieron al periodista del canal Rodrigo Sepúlveda, quien tildó de una “ordinariez” lo ocurrido con Paredes.

“Lo agarran, le pegan una patada y lo sacan del club. Eso es no entender nada. Eso es no respetar la experiencia, no es respetar todo lo que hizo por el club. Todos los partidos que te ganó solo Paredes en el campo de juego. Lo idolatraron, y hoy día lo basurean. Eso no se merece. Es una ordinariez, un rasquerío lo que hicieron”, señaló en pantalla el comunicador.

Añadiendo: “Una vergüenza la actitud de Blanco y Negro y también del técnico. Porque si Quinteros lo quería y se lo sacan, el técnico está pintado”.

Crítica que no terminó ahí, ya que luego Sepúlevada nuevamente se refirió a este tema en sus redes sociales donde escribió: “No estoy en contra de la renovación. No me niego a que los niveles producto del avance de la edad puedan descender. No me opongo a las decisiones ‘técnicas’ sobre determinados gustos. Pero SÍ rechazo el basureo a un ídolo. Hizo historia. Ganó partidos. Rompió récord de goles. Pero ByN lo sacó por la ventana. No tuvieron ningún respeto por ESTEBAN PAREDES. Se merecía despedirse en su club, con sus hinchas, en su estadio. Un año más, ni exigía titularidad. Cerrar la temporada y dejar el fútbol con su camiseta. Se lo impidieron. Eso se llama basurear a un ídolo de su ‘propio club’. Una vergüenza”.