La Fiorentina elimina a la Roma con un aplastante 7-1 de la Copa de Italia

Roma

Las carencias ofensivas le costaron a la Roma su terrible eliminación de la Copa de Italia en los Cuartos de Final. Esta ha sido una eliminación de esas que quedan grabadas en la historia. 7-1 le ha costado a la Roma ante una Fiorentina inspirada en gol. Quienes demostraron ser letales en el contraataque con un triplete de Chiesa, dos goles de Simeone y 1 tanto para Muriel y Benassi, estos cuatros jugadores fueron los verdugos capitalinos. El colombiano ha llegado a 4 goles en sus últimos tres encuentros con el club. Muriel ha ratificado su excelente momento en el fútbol.

Este era un encuentro que desde la previa prometía goles. Debido a que ambos clubes habían recibido y anotado un mínimo de 5 goles en los últimos dos encuentros. Pero un resultado tan disparejo y aplastante para la Roma era impensable.

Resumen

A tan solo pocos minutos de comenzar el encuentro los Viola inclinaron la balanza tras una pérdida giallorossa en la salida. Mirallas recibió en profundidad  por la banda izquierda y centró atrás para Chiesa. Ante la mala recuperación de los centrales, llegaba el primer tanto.

La Roma se mostró incapaz de poder retroceder correctamente, convirtiéndose esto en su peor enemigo. Quienes encajaron el segundo gol nuevamente por un contragolpe fabricado por Chiesa. El extremo recibió a espalda de la adelantada zaga capitalina y paso a Olsen de vaselina. El cuadro de la capital italiana no solo mostraba fragilidad defensiva. Sino también una falta de creatividad para crear ocasiones de peligro al arco rival. Su ataque era nulo.

Aun así, los giallorossi remataron al poste en un tiro de esquina y acortaron la distancia con un zurdazo de Kolarov. Fueron solo dos destellos aislados en la oscura actuación de los de Di Francesco. Quienes antes de irse al descanso, la Fiorentina colocó el 3-1. Con un Biraghi que desbordó por la banda izquierda  y le cedió el balón a Muriel para que colocara el 3 para la Fiore.

Segundo tiempo

 Roma

Di Francesco decidió hacer unos cambios para el segundo tiempo. Fue así como ingresaron Dzeko y Pellegrini. La Roma comenzó a tener mayor presencia  y a apretar mucho más. Aunque todo su juego siempre careció de ideas. Pero pronto terminaría el impulso de los romanos. Cuando una nueva pérdida de balón en campo propio fue castigada por Benassi.

El epitafio parecía colocarlo Dzeko, quien se hizo expulsar  por sus malas palabras hacia el árbitro. Sion embargo, la defensa de la Roma no dejaba de tener problemas y Chiesa redondeó su triplete. Nuevamente este gol caería a través de un contragolpe. Y Simeone  quien acababa de entrar al compromiso, cerraría la goleada con un doblete para dejar el 7-1 definitivo. Una derrota aplastante para el conjunto romano que ha quedado fuera de la Copa Italia.